Author Archives: admin

Mitos urbanos la mujer que se le aparecia a los borrachos

Ciudad de México, en uno de los tantos barrios pobres de la ciudad mas poblada de latino América, se cuenta la historia de una mujer que falleció victima de un atropellamiento por parte de uno de los tantos borrachos que existen en nuestro país.

mujer fantasma

El mito urbano, cuenta que ese acontecimiento, sucedió, por los años ochentas y que desde entonces, los borrachos que andan solos, por el barrio, se les aparece a un lado del vehículo en el que circulan.

La historia, dice que Alma Delgado, una chica de apenas 20 años, que se preparaba para su fiesta matrimonial, estaba tan emocionada en uno de esos días, en que el novio se despidió, dejando su abrigo, y al correr para entregárselo, un borracho paso y la arrollo, matándola al instante.

Tumbado los sueños de esa pobre mujer, que apenas comenzaba con su vida, el borracho salio libre por influyente, pero como todos los borrachos, que ya viven alcoholizados, vuelven a beber, en unos meses después, apareció, en su carro, con los ojos abiertos y muerto de miedo, algo que vio lo asusto, hasta hacerlo morir.

Se empezó a murmurar, que la chica que fue muerta por el tipo borracho, se había vengado, desde el mas haya, ya que el carro y el borracho, aparecieron en el mismo lugar en donde mato a la chica, y en el carro, solo se encontró aparte de botellas de vino vacías, un velo, que de ahí viene el mito urbano, de la mujer.

Después de ese acontecimiento, varios tipos que venían con aliento alcohólico, se les apareció, cuando circulaban, por el lugar, en el asiento de atrás de su vehículo, y solo al ver el rostro de la mujer, y que con sus dedos cadavéricos, les decía que no tomara, algunos dejaron la bebida para siempre, solo la muerte del que mato a la chica, se le atribuye a este espanto, a los demás, solo se les dice que no tomen y manejen.

Mi entrenador es un vampiro

No era del agrado del entrenador, siempre batalle con dar el ancho de lo que buscaba siempre, todos los días me tomaba horas extras para alcanzar el nivel de excelencia que exigía, pero nunca era lo suficiente, para satisfacer sus expectativas.

vampiro

Era ya mucho lo que pedía, no era el mejor, de eso estaba seguro, pero tampoco era de los del monto, siempre entrenando de mas, con el único fin de ser tomado en cuenta para alinear en la formación del equipo, pero nunca me tomo en cuenta.

Hasta que lo confronte, esto ya era mucho, cuando en mi posición, escogió a un tipo que no era mejor que yo, lo mio ya era personal, así lo sentí.

– Pero que nada es suficiente para que me alinee entrenador – pregunte en tono sarcástico, el tipo ni me volteo a ver, era como si ni existiera para el, ese día después de los entrenamientos, me decidí a hablar con el, pero no lo encontré, solo lo vi que iba saliendo, con el que me estaba supliendo, y me puse a seguirlo.

Al llegar a la casa, el tipo que me suplía, traía la mirada perdida, parecía un robot, y vi claramente que entro a su casa, me escurrí por el patio, trasero de la casa del entrenador, con la cámara encendida de mi celular, dispuesto a tomar algunas fotos o vídeo, de lo que pensé, era algún encuentro sexual, de intercambio de favores, al fin lograría que ese entrenador, se fuera de la institución, pero lo que vi, me dejo sin poder hablar.

En el sótano de la casa del entrenador, tenia una ventanilla, que daba al patio y ahí los vi, tomando el vídeo, note, que el tipo era amarrado, y untado con algún tipo de alimento, cuando note los ojos del entrenador, de un color amarillo, y desorbitados, vi que salían ratas que tenían en unas jaulas, algo que me estremeció, es que empezaron a comer del cuerpo del que me suplió, y el ni se quejaba, solo como un robot, veía como la sangre cuando lo mordían salia de su cuerpo.

Ahí vi al verdadero entrenador, con unos colmillos que le salían de su dentadura, al notar que empezaba a anochecer, me retire del lugar, no sin antes, prender lumbre en el lugar, aun escucho los graznidos y gritos en mi mente, pero si algo con certeza supe, es que no eran de un humano, si no de algún tipo de animal o ente demoníaco.

 

Mito de terror la mano peluda en el closet

Una familia como cualquier otra, que tenia apenas unos cuantos años de casados, y quería establecerse en una casa libre de preocupaciones de los familiares, en donde uno sabe que al tiempo, empiezan a ser una carga.

mito la mano peluda en el closet

Así consiguieron una casa de renta, en uno de los mas acomodados sectores de la ciudad de Aguascalientes Ags, ciudad emblemática e industrializada, y sobre todo muy pacifica, a comparación de las grandes urbes de la República Mexicana.

A Gonzalo le acababan de otorgar la plaza que tanto había anhelado, solo que al tener que cambiar de lugar de origen, no sabia como le afectaría a Mayela, la cual era muy apegada a sus padres.

La casa en la que se estaban instalando, tenia todo lo que cualquier mujer puede aspirar, cuando se esta recién casada, no faltaba nada, solo algo la inquietaba de manera irracional, y era ese closet, que tenia el cuarto de huéspedes, y en el que se ponía todos los días, a planchar el uniforme de su marido.

Una cosa mas que no le terminaba de cuadrar, era el porque las casas de enfrente de su casa, estaban habitadas, y de lado suyo las 4 casas dos de cada lado, parecían que estaban abandonadas.

Por mas que trato de establecer comunicación con sus vecinas, ninguna de ellas, le contestaba ni el saludo, algo que no podía entender.

Así pasaron los días, y la tensión, de la soledad y el extrañar a sus padres, hacían muy largas las horas de espera, y con las horas extras que le cargaban a su marido, solamente llegaba y bien cansado a dormir.

Por si fuera poco, en el Super que estaba a unas 5 cuadras de su hogar, escucho claramente a dos vecinas suyas que hablaban de la recién llegada, y apostaban cuanto duraría en esa casa, en donde se escuchaban cosas.

Desde ese momento la paz, que llego a tener, la empezó a perder, y llegaron los murmullos, y los trastes que se escuchaban se estrellaban y cuando ella llegaba, todo era tranquilidad, el acabo se llego cuando en una ocasión vio claramente la mano de un ente, que cerraba la puerta del closet, que tanto la inquietaba, y al ver llorar a su pequeña hija, esto fue la gota que derramo el vaso, ese día estaba por llegar, o se cambiaban de casa, o ella se regresaba a su Guadalajara querida.

Para colmo, su marido ese mismo día no llegaba, de repente la niña, se le escapo de las manos, y la escucho gritar, al llegar al cuarto, no daba crédito a lo que veía, era esa mano peluda, que la tenia de una de sus piernas sujetada, y la quería meter al closet, como pudo con un cuchillo lo corto, se salio de la casa a media noche y un taxi tomo, no se llevo absolutamente nada, y solo una nota a su marido le dejo,

“Me regreso a mi tierra, de donde nunca debí haber salido, si te sientes solo, ve en la noche al cuarto de planchado, lo que se quería llevar a tu hija, te puede hacer compañía”

La leyenda del Castillo Matsue

La leyenda del Castillo MatsueEl concepto de “Pilar humano” es un muy raro. Imagina un edificio que está muy unida. Por ejemplo, una casa de la infancia o un apartamento donde se hizo la primera vez amor. Ahora imagina que tu cuerpo está empotrado en las paredes del edificio. Esto es un “Pilar humano”.

Esta extraña forma de sacrificio se encuentra en el Japón feudal, cuando un samurái o a otras personas importantes eligieron convertirse en hitobashira. Es decir, cometer suicidio y sus cuerpos se colocaban en las paredes de un edificio o en su fundación. Se creía que los espíritus se convertirían en hitobashira o guardianes del edificio, conduciendo a los malos espíritus.

El caso más famoso de hitobashira se refiere al castillo de Matsue en Japón. Este castillo fue construido en el siglo XVII, pero su construcción resultó ser más difícil pues los muros eran descendentes. Como resultado de un sacrificio humano era necesario para equilibrar la estructura (este sacrificio humano es muy parecido a la leyenda de la parte rumana del artesano M). Durante este tiempo se celebrará un festival llamado Bon Festival. Los guardias del castillo descendieron en la ciudad, capturaron a la bailarina más bella y regresaron con ella al castillo. Allí, la habrían matado y he colocado el cadáver en las paredes. Con esto los trabajos de construcción continuaron sin problemas.

El can y su amo

El can y su amo

Antes de comenzar con la crónica del día de hoy, me gustaría decir que esta no es una leyenda mexicana corta que infunda el temor del lector, sino más bien es una historia que habla sobre la lealtad y la amistad entre un hombre y su mascota de cuatro patas.

Un día mientras Miguel salió de su casa, se topó con Bambino (ese era el nombre que aparecía en su collar) un cachorro de xoloitzcuintle juguetón y amigable.

– ¿Qué haces aquí pequeño? ¿Te perdiste? Dijo Miguel.

Te llevaré a casa hasta que encuentre a tus dueños. Esa misma tarde, el muchacho pegó anuncios en los vecindarios cercanos, esperando que alguien reclamara al perro. Sin embargo, habiendo transcurrido un mes de lo sucedido, se dio cuenta que nadie lo haría, motivo por el cual tomó la determinación de adoptarlo.

Los dos se hicieron inseparables, Bambino era el mejor amigo de Miguel y viceversa. Los fines de semana, salían de paseo a cazar al campo.

Una noche de esas en las que el clima es verdaderamente malo, el muchacho subió a su auto y le dijo a su compañero de aventuras que hiciese lo mismo. No obstante, el animal lo miró de una manera muy distinta a la habitual. Era como si le estuviera avisando de que un tremendo daño le ocurriría, si seguía con sus planes.

Miguel fiel a su costumbre, pensó que Bambino estaba cansado, por lo que lo cargo y lo depositó en el asiento trasero del auto. La carretera estaba demasiado resbaladiza, dado que esa tarde había caído una profusa nevada.

– No tengas miedo amigo. Conduciendo con calma no pasará nada. Le dijo Miguel a su perro.

Más tardó en decir esas palabras que el auto en volcarse y estrellarse contra un poste de teléfonos. Del cofre del auto comenzó a salir humo y súbitamente una chispa hizo que el motor explotara.

Bambino trató de sacar a su amo del fuego, pero éste había perdido el conocimiento. El perro mordió con todas sus fuerzas el cinturón hasta que por fin consiguió liberar a Miguel. No se sabe cómo pero el galgo sacó al hombre por la ventanilla. Lo lamentable es que Bambino quedó atrapado entre las llamas.

En el kilómetro 58 de esta carretera, se encuentra una estatuilla de bronce con la figura de ese perro, recordando ese día.

Hay quienes dicen que a veces su sombra socorre a automovilistas que por allí transitan.

La casa maldita de Amytiville

La casa maldita de AmytivilleLas hitorias de terror de las casas embrujadas o malditas no son nada nuevo y cada vez hay más casos de estas que podemos conocer a través de revistas, Internet, televisión, entre otras. Pero, hay algunos casos que sobresalen de entre los demás y son recordados por tener características especiales, tal como es en el caso de la casa maldita de Amytiville.

Para los que conocen la historia, ya sabrán que se han creado películas, libros, series y todo tipo de cosas con relación a esta casa, pero para los que no están al tanto les contamos que esto, fue una historia real que ocurrió en Amytiville, un lugar tranquilo con habitantes convencionales, pero en donde ocurrió una mascare a la que todos llamaron “terror en Amytiville“.

El 13 de Noviembre de 1974, Ronald DeFeo, primer hijo de una familia adinerada, acudió a un bar en busca de ayuda, alegando que creía que su familia había sido asesinada. Al ver su desesperación, algunos de los hombres del lugar lo acompañaron para ver que estaba pasando y efectivamente, se encontraron con sus dos padres muertos en el lugar, ambos de dos disparos cada uno.

Rápidamente, los hombres hicieron la correspondiente llamada a la policía la cual reconoció al llegar, otros cuatro muertos en la casa los cuales eran los hermanos de Ronald. Es así como se halló muerta a toda la familia DeFeo en su hogar, los cuales habían sido asesinados mientras dormían.

Las investigaciones comenzaron y el juicio se abrió cuando encontraron culpable a Ronald DeFeo por la muerte de toda su familia. El joven admitió que había sido él quien disparó en contra de todos mientras dormían, por haber estado poseído por demonios que habitaban la casa. El dijo que estos entes lo habían vuelto loco y lo habían obligado a hacerlo. En el juicio, se tomó esto casi como una burla y de todas formas el joven fue sentenciado a cadena perpetua y acusado de los seis crímenes.

Años después, la casa fue comprada por una nueva familia, los Lutz compuesta por un matrimonio con sus tres hijos, pero al poco tiempo de que ésta viviera en el lugar, comenzaron a tener experiencias terroríficas tales como apariciones demoníacas, ruidos extraños y hasta los más pequeños comenzaron a tener visiones.

La niña más pequeña de la casa tenía un amigo que todos creían era imaginario, ella decía que era un cerdo que era su amigo, pero luego, la madre y el padre tuvieron varias apariciones de este cerdo que los había asustado por completo. Además de esto, los objetos de la casa se movían solos, la luz se apagaba y se prendía, la familia tenía pesadillas terribles a diario y un material verde pegajoso salía de las paredes de la casa bastante seguido.

 

Antes de que la casa fuera abandonada por los Lutz, una noche se despertaron asustados por un ruido al ir a ver se encontraron con una figura vestida de blanco con un horrible rostro, la cual bajaba por las escaleras. La familia corrió hacia la calle y nunca más volvió a pisar el lugar. Una semana después de esto, alguien compró la casa y nunca fue siquiera a tomar las llaves, el lugar continúa abandonado hasta ahora y hasta el momento se desconoce la procedencia de tantos sucesos horribles relacionados con la propiedad.

El misterio del padre Guidobaldo

El misterio del padre GuidobaldoA principios del siglo XX, muchos españoles buscaron refugio en América. Este fue el caso del padre Guidobaldo, hijo de un panadero de origen italiano y de una costurera catalana.

Debido a su inteligencia, refinamiento y encanto rápidamente halló cabida en una iglesia pequeña. Los feligreses que asistían a ese recinto sagrado, le empezaron a tomar mucho cariño, ya que se preocupaba por los problemas tanto individuales como colectivos de la comunidad.

Sin embargo, no fue hasta que comenzó a hacer exorcismos, cuando su popularidad se disparó hasta las nubes. Gente de comarcas cercanas acudía a él para qué “les sacara el chamuco a sus familiares”.

Por muchos años, las hazañas del padre Guidobaldo en contra de las fuerzas oscuras, fueron publicadas inclusive por los medios de comunicación locales) principalmente periódicos y panfletos).

Desgraciadamente, la historia feliz dio un giro de 180°. Era una noche de enero cuando los relatos de júbilo se convirtieron en cuentos de terror y misterio. El cielo estaba completamente negro y la lluvia caía a cántaros.

Un vecino del lugar entró corriendo a la Iglesia y le dijo al padre Guidobaldo:

– Padrecito, venga lo más pronto que pueda por favor. Mi casa se está inundando y no podemos sacar a mi esposa.

El sacerdote ni siquiera tomó un paraguas, sólo se puso su chaqueta y salió de la iglesia. No bien había dado un par de pasos, un rayo lo golpeó en la cabeza. El sacristán y el monaguillo al observar esto, fueron por él y lo que recostaron en una de las bancas.

Guidobaldo recobró el sentido, más algo en su interior se modificó. Su expresión facial era la de un hombre frío, vengativo y amargado.

Ese cambio de personalidad radical, fue percibido por su grey. Sus sermones estaban llenos de maldiciones y blasfemias.

En una de esas ocasiones alguien gritó:

– Lo que sucede es que al padre Guidobaldo lo invadió Lucifer.

Acto seguido, el sacerdote camino apartando todos del camino hasta la pileta que estaba llena de agua bendita. Se sumergió en ella y su organismo se desvaneció.

Se puede decir que de esa manera, el sacerdote salvo su alma.

La Leyenda de La Llorona

La Leyenda de La LloronaSi tenemos en nuestra familia a quienes gustan de los mitos y leyendas seguramente habremos escuchado desde pequeños la historia de La Llorona. Esta leyenda es sumamente antigua y desde el origen de las primeras ciudades de México, se habla sobre esto, principalmente en lo que ahora conocemos como DF o Distrito Federal.

La historia comienza con una joven campesina, quien era bella y laboriosa. Ella había crecido con lo justo para vivir junto a su familia en un bello campo. Al crecer un poco, la muchacha decide mudarse de donde estaba e instalarse en la ciudad. Al cabo de algo de tiempo, conoce a un muchacho del cual se enamora, este no era un tipo común, sino que alguien con clase, de la alta sociedad del momento.

Por supuesto que alguien así no se casaría con una simple campesina, pero inocente, la muchacha creyó todo lo que el joven le decía. Tanto fue así que salieron por un tiempo y en éste lapso, la muchacha queda embarazada de un bebé no deseado. Cuando el joven se entera de esto, abandona a la chica dejándola a su suerte, sola, en una ciudad que era todo un mundo nuevo para ella.

Sumida en la depresión la joven vuelve a su casa paternal en donde la repudian, puesto que en esa época estaba muy mal visto que una chica estuviese embarazada sin estar casada, por lo cual la muchacha tenía que esconder su embarazo con ropas amplias y abultadas.

A medida de que el embarazo avanzaba, la muchacha se notaba cada vez más deprimida, pues su familia no la dejaba en paz y siempre que podían le sacaban en cara su error.  Cuando fue el tiempo de dar a luz, con las primeras contracciones la muchacha corrió al río en donde con dolor tuvo a su hijo, pero por miedo y enojo, ella arrojó al bebé al río.

La corriente se llevó a su pequeño y al instante, ella se sintió arrepentida de lo que había hecho, por lo cual comenzó a seguir el río para tratar de recuperar al bebé, pero fue demasiado tarde puesto que nunca pudo alcanzarlo. Luego de eso, de la tristeza la joven comenzó a desvariar y se dice que siempre se la veía llorando con gran pena junto al río a causa de haber perdido a su hijo.

El asilo

El asiloNelson bajó del taxi y tocó el timbre del asilo. Esperó unos momentos hasta que una persona encendió la luz del vestíbulo y le abrió la puerta:

– Hola, ¿en qué puedo ayudarlo?

– Que tal señorita, soy el señor Nelson Bermúdez. Hace unos días hablé para que me prepararan una habitación. En el carro que está allá, viene todo mi equipaje. ¿Sería tan amable de llamarle a alguien para que me ayudara a sacarlo de ahí?

– Antes que nada, voy a checar la lista de nuevos ocupantes. Usted no sabe la cantidad de gente que quiere vivir aquí sin pagar. ¡Uh! Bermúdez, tiene razón. Le asignaron el cuarto número 16. Subiendo las escaleras, es el primero a su izquierda. El almuerzo se sirve en el comedor a las diez de la mañana, la comida a las cuatro de la tarde y la cena a las ocho.

– Gracias señorita.

– Antes de que se vaya, quisiera preguntarle ¿quién le hablo de este lugar?

– Fue mi amigo Orlando Ontiveros. De hecho, le quería preguntar cuál es su habitación, pues deseo darle una sorpresa.

– Ah hace poco tuvimos que desalojar al señor Orlando, nos debía cuatro mensualidades, pues contrajo una rara enfermedad y su seguro médico no cubría esa clase de gastos.

– ¿Qué tipo de enfermedad era? Le cuestiono porque yo soy médico y así podré saber qué tan extraño era ese padecimiento.

– Inexplicablemente, la piel del señor Ontiveros se le comenzó a poblar de un grueso pelaje.

– No me trate de espantar señora. Soy escéptico en torno a los acontecimientos vinculados al ocultismo. Mejor déjeme ir a mi habitación.

– De ninguna manera mi intención era el de asustarlo con leyendas de terror cortas, sino simplemente advertirle que este asilo está lleno de hombres lobo.

Apenas la mujer terminó de pronunciar esta línea, decenas de ancianos convertidos en licántropos empezaron a emerger de la oscuridad del pasillo.

Nelson asustadísimo giró la cabeza hacia atrás y le gritó al chofer del taxi.

– ¡Espere, no se vaya!

Subió con la agilidad de un mozuelo al auto y cuando éste se puso en marcha, pudo observar por la ventanilla que uno de los hombres lobo era su amigo Orlando.

Premoniciones, un misterio real

Premoniciones, un misterio realLa película Destino Final y sus múltiples partes han sido un éxito de taquilla pues además de las muertes impactantes habla de un tema real con el que muchas personas han tenido una experiencia cercana. Préstale atención a este artículo para darte algunas historias basadas en hechos reales.

La muerte de Jaime Castell

Jaime era un ejecutivo español que durante los primeros meses del año 1979 soñó con una voz misteriosa que le decía que no llegaría a conocer a su hijo nonato. Como era un hombre precavido y además muy creyente de todo lo oculto, se compró una póliza de vida de 7 millones de pesetas que solo se pagaría tras su muerte.

Solo unas semanas más tarde tuvo un accidente de tránsito en donde perdió la vida y a pesar de que las investigaciones de la compañía de seguros encontraron el caso más que sospechoso por lo reciente de la compra de la póliza al final tuvieron que conformarse con que fue un accidente.

El extraño caso de W.T Stead

Este hombre era un escritor y periodista al que gustaba mucho la ficción y unos años antes de la tragedia del Titanic escribió una historia en donde un buque terminaba naufragando pero solo con pocos botes salvavidas para algunos afortunados. La vida le jugó una mala pasada pues años más tarde sería uno de los tripulantes del Titanic que perdería su vida en la hecatombe.

El caso de la madre y la hija

Eran las 5:00 am de 1979 en la cuidad de Filadelfia, Estados Unidos cuando la Sra. Marjorie Tillotson tocaba sin control a la puerta de su hija Helen Tillotson de 26 años. Las dos vivían una enfrente de la otra a ambos lado de una calle y en cuanto Helen abrió la puerta la madre le preguntó que porque la estaba llamando minutos antes para que fuera a su casa.

Helen no recordaba nada de esto, pero solo segundos después hubo una gran explosión que terminó incendiando el apartamento de la Sra. Marjorie. Tras consultar con el jefe de bomberos se concluyó que todo había sido causado por una fuga de gas pero si Majorie hubiera estado en casa lo más probable es que hubiera muerto en la explosión.

Al final no se sabe si fue la hija la que caminó sonámbula a casa de su madre o fue su madre la que tuvo una premonición en sueños, como sea es un hecho increíble.

Como surgió la Oficina Británica de Premoniciones

Eryl Mai Jones tenía solo 9 años de edad y era un niño activo. El 20 de octubre de 1966 le comentó a su madre que esa mañana había soñado con algo negro que caí sobre su escuela en el pueblo de Aberfan haciéndola desaparecer.

Al día siguiente medio millón de toneladas de carbón terminaron por sepultar la escuela de este pueblo minero matando a Eryl y a 139 personas en su mayoría niños.

John Barker, un psiquiatra de Londres terminó investigando los sucesos y descubrió que esta no había sido la única premonición del evento sino que otras personas habían tenido premoniciones similares. Fue tanto la evidencia que decidió fundar la Oficina Británica de Premoniciones con la esperanza de poder detener un hecho similar en el futuro.